Menú Cerrar

Cómo NO hacer marketing digital: Caso Natalie Amyot

Partimos de un objetivo: hacer «ruido» en Internet, hacernos visibles a los ojos de nuestro target. Ahora, ¿cómo lo hacemos? Las opciones son muchas, por nombrar algunas:

  • Podemos hacer publicidad en linea.
  • Podemos generar campañas de mailing.
  • O… podemos intentar crear un video viral.

La última opción es tentadora; la difusión es extremadamente amplia y, en general, implica una baja inversión.

El problema surge cuando apuntamos exclusivamente a las visitas -lo cuantitativo- sin poner en consideración el objetivo, los medios, las formas, el impacto y todos los factores que deberían considerarse al crear una campaña de marketing digital.

Viralizar un contenido no es sencillo pero definitivamente posee menor dificultad si solamente tenemos como objetivo las visitas. Sin embargo, las visitas por si solas no sirven para nada, porque no se traducen automáticamente en suscriptores, seguidores, ni mucho menos compradores de algún producto o servicio.

Exceptuando aquel que quiera mostrarle a sus amigos que logro tres millones de visitas en YouTube, ningún negocio va a estar interesado en generar un contenido viral si éste no se transforma en alguna ganancia directa o indirecta.

Natalie-AmyotDe todas formas, un nulo o bajo ROI no es el peor resultado que se puede obtener. El peor resultado es el que obtuvo la agencia Sunny Coast con su campaña Natalie Amyot.

En pocas palabras, la jugada consistió en dos videos y una página de Facebook. El primer video presentaba a «Natalie» hablando directamente con la cámara y contando su historia. Se suponía que había tenido un romance con un chico durante un viaje, luego ella pierde su celular, descubre que está embarazada y acude desesperada a YouTube para que, mediante la página de Facebook, la contacten y la ayuden a encontrar al padre de su hijo.

El segundo video revela que en realidad se trataba de una campaña viral y, aquel que la llevó a cabo, nos invita a visitar su sitio web y el de su cliente, Holiday Mooloolaba (agencia de real estate).

Según su dueño la idea fue dar a conocer Mooloolaba, pero no parece una buena forma. Si bien él declaro que no esperaba dicha repercusión, en mayor o menor medida estamos movilizando usuarios para luego decirles que han sido engañados y manipulados en pos de una campaña (¿a alguien le gusta sentirse «tonto»?).

fake-marketing

¿Han conseguido repercusión? Si, de hecho nosotros estamos escribiendo sobre ellos. ¿A que costo? A nuestro parecer, alto. Algunos datos a la fecha (08 de Septiembre de 2015) son:

  1. El video original consiguió más de 3 millones de visitas.
  2. El video de la revelación alcanzó 500 mil visitas.
  3. La página de Facebook de Holiday Mooloolaba alcanza solamente los 230 seguidores.
  4. Ambos videos tienen un ratio de «dislikes» muy elevados (más del 70% en el primero y más del 90% en el segundo).
  5. Ambos videos poseen comentarios negativos (tratando a la campaña de «estafa», por ejemplo). Entre ellos, intentos de minimizar el engaño por parte de la agencia que generan aún más comentarios negativos.
  6. La Pagina de Facebook de la agencia cuenta con 44 likes, varias calificaciones negativas que devuelven un promedio de 1,6 estrellas sobre 5 y comentarios también extremadamente negativos.

Definitivamente los resultados no fueron positivos. La agencia daño su reputación y, pese a darle visibilidad, empeoró la imagen de Holiday Mooloolaba.

Concluyendo este artículo, la idea aquí no es estigmatizar a Sunny Coast, incluso grandes marcas pueden y han cometido errores. Ahora quedará en sus manos enmendarlo. Tomemos como lección; pensar en nuestros objetivos e idear una campaña de inicio a fin antes de ejecutarla para evitar quedarnos en la mitad y tomar una mala salida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *